Empresario individual, ¿un riesgo asumible?